jueves, 30 de marzo de 2017

Cuentos infantiles - La princesa y el guisante


Había una vez un príncipe que quería casarse con una princesa, pero tendría que ser una princesa de verdad. Así que viajó por todo el mundo para encontrar alguna. Pero siempre había algún problema: princesas había de sobra, pero que fueran princesas de verdad no estaba del todo claro; siempre había algo que estaba del todo bien. Así que volvió a su casa preocupado, porque tenía muchas ganas de encontrar una auténtica princesa.

Una noche, hacía un tiempo espantoso. Había relámpagos y truenos, llovía a cántaros. ¡Era horrible! Llamaron a la puerta y el viejo rey fue abrir. Allí fuera había una princesa. ¡Pero, Dios mío, qué aspecto tenía, con aquella lluvia y aquella tormenta! El agua le escurría por el pelo y la ropa, le caía desde la nariz a las punteras de los zapatos y salía por los talones. Y dijo que era una princesa de verdad.

"Bueno, ahora veremos", pensó la anciana reina, pero no dijo nada. Entró en el dormitorio, quitó toda la ropa de la cama y puso un guisante sobre el somier de tablas; luego cogió veinte colchones, los puso encima del guisante, y luego veinte edredones de plumas encima de los colchones. Allí dormía aquella noche la princesa. Por la mañana le preguntaron qué tal había dormido. -¡Oh, terriblemente mal! -dijo la princesa-. Casi no he podido pegar ojo en toda la noche. Dios sabe lo que habría en la cama.

Debajo había algo duro y tengo todo el cuerpo lleno de moratones. ¡Es horrible! Así pudieron comprobar que era una princesa de verdad, pues había notado el guisante a pesar de los veinte colchones y los veinte edredones. No podía haber nadie tan sensible, a no ser una auténtica princesa. El príncipe se casó con ella, porque ahora sabía que había encontrado una princesa de verdad, y el guisante acabó en el museo, y allí sigue para que lo vean si no se lo ha llevado nadie. ¡Esta historia sí que es bonita!
Muchos de los textos alojados en ésta página han sido extraídos de internet y son propiedad de su autor, si por cualquier motivo su dueño/a no desea que aparezcan aquí, por favor, comuníquenoslo en la dirección de correo electrónico (nuriadr@outlook.com) y serán retiradas en la mayor brevedad posible.